Seleccionar página

Jacobs, Helmut C.; Klingerberger, Mark; Preyer, Nina

Los comentarios manuscritos sobre los Caprichos de Goya

Edición, traducción, interpretación

Este estudio aporta a la investigación sobre Goya los comentarios como foro de debate para los mensajes ilustrados contenidos en los Caprichos y además permite reconstruir una imagen propia de la escena e industria artísticas de la España posterior a 1799, a través de la génesis e historia de la recepción de la relación de imagen y texto.

Tres volúmenes.

Muestra

El Capricho 43 es el de mayor recepción de los ochenta que integran la serie y, sin duda, uno de los motivos para ello está en la multiplicidad de significados con los que puede interpretarse su  leyenda. Sobre el escritorio hay representados utensilios para escribir, y el tablón lateral del  escritorio muestra la inscripción: «El sueño de la razon produce monstruos.». Por detrás, vuela una bandada de murciélagos y búhos; en la parte de abajo y a la derecha de la imagen, un lince descansa en el suelo y un gato negro asoma agachado por detrás del hombre. Los búhos, exactamente delineados y presentados en su gruesa corporeidad, se coordinan, junto con el gato y el lince en primer plano, con el durmiente, mientras que los murciélagos y los búhos que están en  vuelo son poco más que siluetas sombrías, apenas perfiladas sobre el fondo. Uno de los búhos que  hay sentados sobre la mesa le tiende al hombre un instrumento de escritura con la pata derecha (probablemente, un portalápices).
El Capricho 43 está considerado, y con razón, una imagen programática, un símbolo para la posteridad de la época ilustrada, ya en el umbral del siglo XIX, en el que el contraste entre oscurantismo e Ilustración, reformismo y conservadurismo, progreso y empecinamiento en las antiguas tradiciones y estructuras, entumecidas ya desde hacía tiempo, adquirió unas proporciones inquietantes para sus contemporáneos. En la investigación actual, el Capricho 43 es una de las imágenes más interpretadas de la cultura española y tuvo una recepción verdaderamente espectacular en la literatura, la ensayística, el arte visual, el cine y la música.

La versión del Capricho 43 que Goya sacó a la luz en 1799 cuenta con tres versiones previas que han sido publicadas póstumamente. Se trata de dos dibujos preliminares y de una prueba de impresión. La anotación Vorzeichnungen [V43] incluye título, inscripción en el grabado y leyenda. El título es Sueño Iº. Obviamente, estaba previsto que este fuera el primer título del ciclo y que la lámina se utilizara como frontispicio. En el tablero lateral de la mesa se ve el texto siguiente, con la única datación segura de los Caprichos: «Ydioma universal. Dibujado y Grabado p.r F.co de Goya año 1797». Finalmente, la leyenda reza:

El Autor soñando. Su yntento solo es desterrar bulgaridades perjudiciales, y perpetuar con esta obra de caprichos, el testimonio solido de la verdad.

La anotación Ayala [A43] consta de dos afirmaciones, una sobre el artista que solo se sirve de la fantasía, dejando a un lado la razón, y otra sobre el artista que se vale de ambas. El tema aquí, por  tanto, es la relevancia y la función de la fantasía para el artista en el proceso de creación artística. Como resultado se afirma qué puede la fantasía privada de la razón y qué pueden conseguir las dos yendo unidas: sin razón produce monstruos, pero junto a ella es «madre de las artes». En el primer  caso, la fantasía inmoderada abre la puerta a la locura; en el segundo, estando la fantasía  subordinada a la razón, se allana el camino del genio.